Monday, November 13, 2006

Falleció el Señor Trabajo Digno

“Mirá, yo pago 600 pesos al mes, de 9 de la mañana a 20.30 horas. Si te interesa te pruebo mañana. Quiero que vendan, estén paradas y muy sonrientes”, dice el encargado de un negocio textil dos horas después del desayuno, y a Lucía se le atraganta la galleta.

Apenas sale le susurra al grabador: “A un promedio de 10 horas por día, seis días a la semana, paga 2,50 la hora, sin viáticos y en negro”.

La muchacha es una estudiante de comunicación social que nunca trabajó, pero en la búsqueda de su primer empleo le exigen experiencia previa.

El próximo paso es ir donde todos: un call center. Lucía participa de una entrevista grupal donde una psicóloga pretende reconocer su capacidad de liderazgo. Supongamos que la llamen: le pagarán poco dinero por seis horas diarias en las que atenderá sin descansos reclamos de gente enfurecida con la empresa. Pondrá en juego su estabilidad física y emocional.

Se calcula que hay unos 50 mil trabajadores en Call Centers en Argentina, donde unas 40 empresas desarrollan esta actividad, muchas de ellas extranjeras. “Nuestros descansos diarios son de 12 a 17 minutos. Se supone que ese tiempo debemos aprovecharlo para distendernos, ir al baño, comer algo. Es un tiempo ridículamente escaso por lo estresante de la labor, pero de superarlo corremos el riesgo de ser sancionados. Siguiendo el tren de abusos, no se nos reconoce antigüedad, se nos quitó el goce de la licencia por enfermedad de un familiar y no se invierte en el equipamiento de materiales de trabajo y en higiene por falta de recursos, según dicen en Recursos Humanos”, sostiene un trabajador de un Call Center que anónimamente junto a otros compañeros ha creado una página contra la explotación laboral (http://www.teleperforados.com.ar/).

Juan Schiaretti, vicegobernador de Córdoba, no coincide con este testimonio: “La industria de los Contact Center redujo en tres puntos el desempleo en Córdoba, al generar más de 15 mil puestos de trabajo en cuatro años”. De bajos sueldos, condiciones precarias de trabajo y stress, no dijo nada.

Continuamos la expedición. Próximo objetivo: una parrilla en Barrio Cofico. El anuncio del diario decía moza, pero ahora resulta que no es moza, es repartidora. La labor consiste en vender menúes por el barrio. Una prueba piloto que puede fallar y así el trabajador perder tiempo y dinero. “Sos simpática, para probar hacete un paseito por el barrio... ¿te animás?”. Lucía no se anima a decirle que no, así que perdemos una hora repartiendo folletos gratis para un señor que no conocemos.

Nos tomamos un colectivo y llegamos a una Auditoría de Medios. Seiscientos pesos por seis horas diarias. A Lucía le suena bien, pero el trabajo es de 18 a 24 horas, por lo que una chica sola debe caminar cinco cuadras hasta la parada de colectivo en un barrio oscuro. La labor es insalubre: en un subsuelo iluminado por fluorescentes, en un box que separa a los empleados de sus compañeros, se desgrava información, sin descanso para un café.

Luego caminamos por Colón y entregamos curriculum a todo lo que parezca negocio. Para hacer delivery hay que tener moto propia, para cuidar chicos hay que vivir cama adentro, para ser moza hay que haber sido moza.

Las exigencias aumentan a medida que los suelos bajan. La única constante son las pagas míseras y el trabajo en negro. Si las estadísticas hablan de crecimientos en las tazas de empleo, no debieran obviar la precarización de los mismos.
Si revisamos los números del INDEC observamos que la desocupación llegó al 10,9% al finalizar el primer semestre de 2006, mientras que la subocupación se ubicó en 11,5%. Esto significa que más de 2,5 millones de personas tenían para esa fecha problemas de trabajo sobre una población económicamente activa de 10.897.000 millones. Un total de 1.189.000 no tiene trabajo y un total de 1.254.000 está subocupado o trabaja menos de 35 horas semanales. Pero el porcentaje de desempleo es discutible, puesto que incluye como ocupados a los beneficiados de los planes Jefas y Jefes de Hogar, Trabajar y demás subsidios nacionales, provinciales o municipales. Estos perciben $ 150 al mes.

El problema más serio es el empleo ilegal o en negro, porque quienes trabajan bajo estas condiciones no tienen aportes de ley para futura jubilación ni para cobertura de salud, ni vacaciones ni salario familiar y además perciben un salario menor al fijado por las autoridades como mínimo. A ello debe agregarse que este tipo de empleo abarca a casi la mitad de los empleados.

Tres días más tarde la estudiante me llama para contarme que hará una prueba en un Call Center. Yo pienso: “El trabajo digno murió, lo velaron y ahora le están construyendo un mausoleo definitivo”, pero no se lo digo, no vaya a ser que a una le digan aguafiestas.

11 Comments:

Blogger Cris said...

esta nota fue publicada en TAJAMAR. Ha sido achicada para esta version digital.

10:03 AM  
Anonymous Anonymous said...

Para extralimitar un poco esta visión, comento que en paraty, Brasil, los sueldos son de 400 reales (+ o - 600 pesos), por 9 a 10 hs diarias por 6 días, con el agravante que es un lugar turístico, y el día libre se toma cualquier día de semana. Igual la gente se pelea por un puesto, hay necesidad...

11:06 AM  
Anonymous Nimo said...

Todo se guia por estadísticas. Bajó el porcentaje de desocupación!!! Bravo, Bravo!!! Y esperen que empiecen a contar a las putas y travestis, y capaz que llegamos al superavit en la cantidad de trabajos.
Qué asco da todo.

1:10 PM  
Blogger Cris said...

gracias nimo y gracias mario por sus aportes.

las estadisticas las olvidamos rapido, que cuantos niños morian por diarreas a causa de no consumir agua potable???

y cuanto cuesta vivir en paraty??? lo peor es que la competencia nos convierte en fieras que peleamos por un salario pauperrimo, en vez de, como dice en los edukadores, reconocer la injusticia como primer paso, para luego actuar.

7:45 PM  
Blogger María Elena said...

Muy difícil lo que les toca en este momento que terminan la facu, muy difícil.
Lo peor de todo es la quema de cerebros y talentos, que se produce en call centers, auditoria de medios, y demás.
Hay que ser cada vez más creativos para poder trabajar de lo que queremos, y de los sueldos... hablaremos de acá a 3 o 4 años.

4:00 AM  
Anonymous Nimo said...

Eso es lo peor, que las cifras estadísticas no se recuerdan, pero sí queda la sensación de "estamos mejor".

5:47 AM  
Anonymous tribi said...

Dentro de las cosas que he leído esta vez la pluma es acertadamente feroz. Los índices de desarrollo de los países tercermundistas esconden en sus cifras aterradoras historias que la prensa oculta con descarada complicidad. Apuntemos alto, de kienes son las culpas de ke el mundo se desestabilice entre los ricos muy ricos y todos los demás?. La masa silente no hace nada, será hora de avanzar hacia una nueva revolución y si hay revolución, existe una sin sangre (parafraseanado a Ernesto)?

6:59 AM  
Blogger Cris said...

Gracias a todos por pasar....

Tribi, por eso decia que hay que, primero reconocer la injusticia, luego dar un primer paso, y luego llamar a alguien, como dice Jan en Los Edukadores. Porque ocurre que paradojicamente los que se joden porque estan del lado de los menos no reconocen la injusticia y, no solo eso, trabajan por y para mantener el esquema de los que lo han trazado porque asi les conviene, y si bien los conceptos como propiedad privada, trabajo, internet, etc, funcionan como fantasma, falta, ausente, son el ideal, son la frustracion de no poder acceder a eso.
M Elena, se que nos viene una muy negra. ¿Cuantos de nosotros nos resignaremos a hacer otra cosa, a terminar atrás de un mostrador vendiendo seguros? Ok, hablamos en cuatro años.
Nimo, ahh...¿no estabamos mejor?
pero el presi dice eso, y al presi hay que hacerle caso, porque el presi eh lo ma, ese presidente tan revolucionario que tenemos...para que hablas de revolucion tribi si aca en argentina ya tenemos una, los nuevos, los progres, los que quieren para todos y no para unos pocos, los que estan con mister peron y missis evita.....

(auspicia este sitio PRESIDENCIA DE LA NACION)

7:09 AM  
Anonymous Ceci said...

Excelente la nota. Excelente.

6:49 AM  
Blogger GER! said...

La verdad es que el post no hace más que reconfirmar un sentimiento que tengo hace mucho y que otros también tienen. Es difícil no ser pesimista.
Dicen que en la adolescencia uno define la persona que será toda su vida. Yo creo que cuando uno se recibe, tal vez define otra vez lo que uno será. ¿Vamos a conformarnos? ¿Vamos a ir por el sueldo, independientemente de que nos guste? Y encima las cosas no están como para andar haciéndose el exquisito. Todo un tema...
Lo que no tiene de bueno esa situación lo tiene de buena la nota.

1:01 PM  
Blogger Cris said...

yo que vos me iria a brazil, a una comunidad.....bla bla bla
perdon por mi insistencia
siempre mando a todo el mundo a la mierda

8:17 AM  

Post a Comment

<< Home